Conflicto entre los nombres de dominio y las marcas

Las empresas de transporte terreste tienen el deber de seguridad con los pasajeros
abril 19, 2018
¿Cómo constituir una Asociación en el Perú?
abril 24, 2018

El internet es un medio de comunicación compuesto por una red de redes – con vocación universal – que facilita el intercambio y el acceso a la información. Este medio a lo largo de los años se ha convertido en un espacio muy importante para el mundo de las transacciones comerciales, el cual tiene como principal signo distintivo y diferenciador al nombre de dominio.

Por definición, el nombre de dominio es una dirección de internet expresada con palabras, secuencias de letras o números de manera simple para facilitar al usuario la asociación de dicha dirección con el nombre, la marca o un concepto correspondientes a una persona, empresa u organismo.

En efecto, los nombres de dominio son aquellos “signos” que permiten identificar la información que se encuentra en internet en función a su procedencia, estableciendo una vinculación entre determinada información y un sujeto, así como entre este sujeto y la actividad – en su caso institucional, económica o empresarial – a la que esté referida el contenido de la información que aparezca en su página web. En ese sentido, la doctrina conviene en señalar que los nombres de dominio son en esencia signos distintivos atípicos que, en atención al contenido de los recursos de internet que identifican, pueden participar de la naturaleza de los nombres comerciales o incluso de los rótulos de establecimiento.

Desde el punto de vista de la propiedad industrial podemos señalar que, a nuestro entender, los nombres de dominio tienen capacidad distintiva y por consiguiente, marcaria, de ahí que la publicidad en los medios de comunicación puede incluir regularmente un nombre de dominio, una dirección de correo electrónico (que debemos distinguir el nombre de dominio), junto con los tradicionales modos de identificación y comunicación como la marca, el nombre de la empresa o el teléfono. Sin embargo, si bien los números del teléfono son una serie anónima de números sin significado, el nombre de dominio con frecuencia se relaciona con el nombre o la marca de la empresa o con sus productos y servicios.

Debido a la función distintiva que cumplen los nombres de dominio en el mundo del internet es posible que éstos entren en conflicto con los derechos exclusivos de una marca. Así, han surgido y se han resuelto litigios que han enfrentado al titular de la marca con el titular usuario del nombre de dominio idéntico o similar. Las correspondientes demandas se han deducido y estimado sobre distintas bases, pero principalmente se ha fallado que constituye una violación del derecho de marca la utilización de un nombre dominio idéntico o semejante a una marca anterior que produzca riesgo de confusión en los usuarios del Internet. En efecto, es de suponer que las personas que accedan a una página web determinada que tenga como dirección una marca conocida esperen encontrar ahí a la empresa o personas que están detrás de esa marca.

Por ello, a pesar de que la función técnica propia de los domines names es la identificación y localización de los ordenadores conectados a internet o de recursos introducidos en estos ordenadores, no debe existir inconveniente para admitir que la utilización del domine name como referencia que conduce a un home page en la web o a otro recurso puede constituir un uso a título de marca. En este sentido debe advertirse que el domain name designa y diferencia a un sujeto en el ejercicio de su actividad, y en este sentido cumple inmediatamente la función de los nombres comerciales, por lo que no parece aventurado asumir que el usuario que introduce un nombre de dominio coincidente con el nombre de cierto sujeto o que encuentra en la base de datos de una herramienta de búsqueda un domain name coincidente con el de un determinado sujeto, espera que aquella instrucción lleve a la página web de dicho sujeto o que esta referencia le proporcione la dirección de internet de dicho sujeto. Y en su caso le lleve a través del enlace correspondiente, lo que hace del domain name un medio objetivamente adecuado para atraer la atención del público sobre los recursos de internet así identificados.

Teniendo en cuenta el marco descrito y, habiéndose verificado que la utilización del nombre de dominio en una página web proporciona información acerca del origen empresarial de los productos o servicios que se ofrecen y publicitan en ella, permitiendo la identificación e individualización de la persona que opera dicha página web, podemos concluir que es posible la existencia de un riesgo de confusión dentro de los alcances de lo previsto en el artículo 155 inc. d) de la Decisión 486 de la Comunidad Andina, al igual que la configuración de Actos de Competencia Desleal en la modalidad de Actos Confusión conforme al artículo 9 del Decreto Legislativo N° 1044.

Deja un comentario

Translate »