¿Cómo constituir una entidad financiera en el Perú?

La constitución de una entidad Financiera requiere reunir muchos factores previos para llevar adelante un proyecto empresarial de esta naturaleza. Y esto se debe porque previamente a la constitución, por llamarlo de alguna manera, deben elaborarse y cumplir determinados requisitos para ser viable el proyecto.

Estos factores giran en torno a los Estudios de Factibilidad, de Mercado, Financiero y de Gestión que deben presentarse conjuntamente con el Proyecto de Minuta de Constitución Social ante la autoridad regulatoria (Superintendencia de Banca, Seguros y AFPs), quien será la encargada de autorizar el inicio de operaciones.

Estos 4 Factores previos son aplicables a todo tipo de entidad financiera que quisieramos constituir (Banco, Financieras, Cajas, Edpyme, Empresas de Arrendamiento Financiero, Servicios Fiduciarios, entre otros); sin embargo, otros de los requisitos importantes que debe tenerse en cuenta en la Constitución de una Entidad Financiera, viene a ser el capital social, cuyo monto mínimo no es el que figura en los artículos 16 y 17 de la Ley General del Sistema Financiero – Ley N° 26702; ya que dichas cantidades se actualizan trimestralmente conforme lo indica el artículo 18 de la propia norma. Además debemos considerar que dichos montos señalados por la Ley corresponde a diciembre de 1996, fecha en la cual entra en vigencia; en consecuencia, es comprensible que los montos minimos del capital social de constitucion de una entidad financiera hayan variado con el paso de los años.

Ahora, es transcedental que los accionistas de la futura entidad financiera tengan pleno conocimiento que el capital social de la empresa es un monto intransferible, intangible que resguarda la puesta en marcha del proyecto, por lo que no podra usarse como comunmente pasaria con una sociedad o empresa cualquiera. Siendo precisos, los accionistas deberan aportar un monto adicional a lo aportado en la constitucion, sea para comprar el mobiliario, arrendamiento del local administrativo y operativo, pago de planilla de trabajadores, pago de los implementos electronicos, registros de marcas, pagos de afiliaciones, entre otros gastos que surjan cuando se da inicio a las operaciones. Incluso podemos decir que dichas cantidades en muchas ocasiones superan el capital social aportado.

Un dato importante es que toda entidad financiera se constituye bajo la denominación de una sociedad anónima y su origen se da desde la suscripción de la minuta, es decir no es factible utilizar una empresa ya constituida bajo la Ley General de Sociedades, a pesar de que la entidad estara consitutida bajo su marco normativo, para convertirla en una entidad financiera. Esto jamas puede realizarse por el condicionamiento que exige la Ley General del Sistema Financiero – Ley N° 26702 .

En la denominación social de este tipo de empresas deberá incluirse específicando la actividad por el cual se esta constituyendo, aun cuando para ello se utilice las siglas. Les es prohibido utilizar la palabra “central”, así como cualquier otra denominación que confunda su naturaleza. En la denominación social es obligatorio que se consigne expresamente la expresión que refleje la naturaleza de la empresa, según corresponda. En otras palabras si es banco, de expresarse en la denominación que es el Banco X.

Un punto a tener en consideración como aporte adicional al momento de solicitar la autorización a la autoridad regulatoria viene a ser el equipo humano, profesional o gerencial que acompaña a los accionistas de la futura entidad financiera. La autoridad regulatoria vera con buenos ojos si estos profesionales estan desde el inicio de la creación del proyecto y si estos mismos han elaborado el Estudio de Gestión ya que dicho documento contendria su experencia, conocimiento y manejo del sistema financiero, sobretodo porque estos profesionales deben necesariamente haber tenido un recorrido profesional dentro del propio sistema para ser presentados ante la autoridad regulatoria como aquellos que direccionaran la empresa desde el inicio de sus operaciones.

Finalmente, las entidades financieras deberán inscribir en bolsa sus acciones representativas de su capital social, conforme a lo dispuesto en el artículo 29° de la Ley N° 26702, antes de iniciar sus operaciones con el público.

Deja un comentario

Translate »