Lo que sucede con el objeto social de una sociedad en una fusión

¿Cómo constituir una entidad financiera en el Perú?
octubre 8, 2018
¿Cómo solicito una pensión de alimentos?
octubre 18, 2018

Cuando se produce una fusión entre una o más sociedades surge siempre la interrogante: ¿Qué sucede con el objeto social de la sociedad absorbida o incorporada a otra? ¿Surge la ampliación del objeto social en aquella sociedad con quien se ha fusionado?

Primero, veamos lo que debemos entender por una fusión.

 “…La fusión es una operación jurídica que afecta a dos o más sociedades, y que conduce a la extinción de todas o de algunas de ellas y a la integración de sus respectivos socios y patrimonios en una sola sociedad que las absorbe o en una sociedad de nueva creación

Es decir, que por una fusión dos o más sociedades se unen para formar una sola sociedad, produciéndose con ello una concentración económica y jurídica de las respectivas empresas, sin que con ello se produzca un acuerdo de disolución ni proceso de liquidación.

Como podemos apreciar, toda fusión implica la transmisión del patrimonio de las sociedades incorporadas o absorbidas – según la modalidad que se utilice para fusionarse –. Claro está, que en esta operación, se transfiere en “un acto, todos y cada uno de los activos y pasivos que integran el patrimonio de las sociedades que se extinguen como consecuencia de la fusión”.

Ahora bien, si se produce la transmisión integral de patrimonios, esta dará lugar a que la sociedad absorbente o incorporante asuma las obligaciones y derechos de las sociedades extinguidas, tal como lo señala el artículo 353 de la Ley General de Sociedades. Sin embargo, en este punto toda sociedad, al momento de la suscripción del acuerdo de fusión, debe considerar que si bien lo derechos y obligaciones de la sociedades absorbidas serán asumidas por la sociedad absorbente o incorporante, las sociedades deberán realizar los actos o gestiones necesarias, ya sea previa o posteriores a la fecha de entrada en vigencia de la fusión, con el fin de coadyuvar a la correcta marcha societaria.

Y esto, se debe a que si bien la sociedad absorbente o incorporante puede asumir dichas obligaciones y derechos, estas pueden diferir del objeto social de la sociedad e incluso puede que sean incompatibles. En ese caso, se deberá acordar con la sociedad absorbida, que antes de la entrada en vigencia del acuerdo de fusión ésta asuma el cumplimiento de dichas obligaciones o en todo caso la sociedad absorbente podrá ver la posibilidad de modificar su objeto social, siempre y cuando dichas obligaciones guarden relación con su objeto social. A pesar de ello, las obligaciones asumidas, aun cuando provengan de sociedades con un objeto social distinto o incompatibles con el de la absorbente, resultan perfectamente justificadas por estar relacionadas con sus actividades y gestiones sociales (por ejemplo, el cumplimiento de contratos de mutuo, el pago de arrendamientos financieros, asunción de saldos deudores de operación bancaria, etcétera)  

En conclusión, cuando se produce una fusión lo que se transfiere a título universal son los patrimonios de las sociedades absorbentes o incorporadas más no el objeto social de estas; por que tampoco existe una obligación legal de hacerlo quedando a decisión de los accionistas ampliarlo de acuerdo a su estatuto social.

Deja un comentario

Translate »