¿Cuándo el contratista puede solicitar la ampliación del plazo pactado por atrasos y paralizaciones ajenas a su voluntad en los contratos de ejecución de obra?

Las aseguradoras deben cubrir las enfermedades preexistentes
noviembre 1, 2018
Aplicando la Buena Fé al momento de registrar derechos de propiedad intelectual
noviembre 10, 2018

El numeral 34.5 del artículo 34 de la Ley de Contrataciones con el Estado dispone que “El contratista puede solicitar la ampliación del plazo pactado por atrasos y paralizaciones ajenas a su voluntad debidamente comprobados y que modifiquen el plazo contractual de acuerdo a lo que establezca el reglamento”.

Al respecto, cabe precisar que tratándose de contratos de obras, el artículo 169 del Reglamento establece que el contratista puede solicitar la ampliación de plazo por cualquiera de las siguientes causales ajenas a su voluntad, siempre que modifiquen la ruta crítica del programa de ejecución de obra vigente al momento de la solicitud de ampliación:  (i) Atrasos y/o paralizaciones por causas no atribuible al contratista; (ii) cuando es necesario un plazo adicional para la ejecución de la prestación adicional de obra; y, (iii) cuando es necesario un plazo adicional para la ejecución de los mayores metrados que no provengan de variaciones del expediente técnico de obra, en contratos a precios unitarios.

Así, de los artículos citados precedentemente, se desprende que el contratista tiene derecho a solicitar la ampliación del plazo contractual cuando ocurra alguna de las causales antes invocadas, siempre que tal circunstancia sea ajena a su voluntad e implique la modificación de la ruta crítica del programa de ejecución de obra vigente al momento de la solicitud de ampliación de plazo.

El artículo 170 del Reglamento de la Ley de Contrataciones con el Estado regula el procedimiento de ampliación de plazo en contratos de ejecución de obras, el cual precisa las reglas que deben cumplir, tanto el contratista como la Entidad, para la aprobación de dicha ampliación.

En ese contexto, el numeral 170.1 del referido artículo dispone que: “Para que proceda una ampliación de plazo de conformidad con lo establecido en el artículo precedente, el contratista, por intermedio de su residente debe anotar en el cuaderno de obra, el inicio y el final de las circunstancias que a su criterio determinen ampliación de plazo y de ser el caso, el detalle del riesgo no previsto, señalando su efecto y los hitos afectados o no cumplidos. Dentro de los quince (15) días siguientes de concluida la circunstancia invocada, el contratista o su representante legal solicita, cuantifica y sustenta su solicitud de ampliación de plazo ante el inspector o supervisor, según corresponda, siempre que la demora afecte la ruta crítica del programa de ejecución de obra vigente”.

 Como se aprecia, conforme a dicho dispositivo, para que la solicitud de ampliación de plazo resulte procedente, el contratista (o su representante legal) debe solicitar, cuantificar y sustentar su solicitud dentro de los quince (15) días siguiente de concluida la circunstancia invocada como causal de ampliación de plazo. Razón por la cual es indispensable que, previamente, se efectúe la anotación en el cuaderno de obra, señalando el inicio y fin de la circunstancia que -a criterio del contratista- determina la ampliación de plazo, pues esta marcará la pauta para el cómputo de los quince (15) días para realizar la solicitud respectiva.

En ese orden de ideas, el numeral 170.2 del mismo artículo dispone que “El inspector o supervisor emite un informe que sustenta técnicamente su opinión sobre la solicitud de ampliación de plazo y lo remite a la Entidad y al contratista en un plazo no mayor de cinco (5) días hábiles, contados desde el día siguiente de presentada la solicitud. La Entidad resuelve sobre dicha ampliación y notifica su decisión al contratista en un plazo máximo de diez (10) días hábiles, contados desde el día siguiente de la recepción del indicado informe o del vencimiento del plazo, bajo responsabilidad. De no emitirse pronunciamiento alguno dentro del plazo señalado, se tiene por aprobado lo indicado por el inspector o supervisor en su informe”.

 Asimismo, de conformidad con lo establecido en el numeral 170.3 del artículo en mención “Si dentro del plazo de quince (15) días hábiles de presentada la solicitud, la entidad no se pronuncia y no existe opinión del supervisor o inspector, se considera ampliado el plazo solicitado por el contratista”.

De esta manera, puede observarse que el Reglamento establece que, una vez presentada la solicitud de ampliación de plazo, el inspector o supervisor –según corresponda- cuenta con un plazo para emitir un informe que sustente su opinión respecto de la solicitud, luego del cual, la Entidad debe cumplir con resolver y notificar su decisión al contratista conforme al plazo previsto en dicho dispositivo. No obstante ello, si la Entidad no se pronuncia al respecto dentro del plazo legal establecido, se tiene por aprobado lo indicado por el inspector o supervisor en su informe; en su defecto, se considera ampliado el plazo solicitado por el contratista si dentro del plazo de quince (15) días hábiles de presentada la solicitud, la Entidad no se pronuncia y, además, no existe opinión del supervisor o inspector.

Por lo expuesto, en el marco de lo dispuesto por la normativa de contrataciones del Estado, se advierte que en el caso de obras, si la Entidad no se pronuncia sobre la solicitud de ampliación de plazo conforme a lo establecido en el artículo 170 del Reglamento, se tiene por aprobado lo indicado por el inspector o supervisor en su informe; en su defecto, si dentro del plazo de quince (15) días hábiles de presentada la solicitud, la Entidad no se pronuncia y, además, no existe opinión del supervisor o inspector, se considera ampliado el plazo solicitado por el contratista. 

Deja un comentario

Translate »