El contrato de forward: Instrumento de cobertura de riesgo.

Conociendo la Oferta Pública de Adquisición de Acciones, la llamada OPA.
junio 30, 2019
Determinando la viabilidad del negocio en una reestructuración empresarial.
julio 2, 2019

El contrato de forward: Instrumento de cobertura de riesgo.

En nuestra realidad económica financiera se piensa que los derivados son herramientas financieras altamente sofisticadas, utilizadas solamente por las grandes corporaciones; sin embargo en otros países como en Europa y en EE.UU. están disponibles para empresas pequeñas y medianas e incluso para personas naturales.

En principio, los derivados financieros pueden ser utilizados como instrumentos de cobertura de riesgo o de negociación, lo que facilita la transferencia de riesgo entre los agentes económicos: mientras algunos buscan protegerse de los movimientos adversos en los precios de un activo, otros asumen riesgos con el fin de obtener una ganancia.

Por ello, toda empresa cuyos flujos de caja estén expresados en distintas monedas, se encuentra expuesta a incurrir en potenciales pérdidas cada vez que ocurra alguna fluctuación cambiaria. A diferencia de años atrás, hoy en día la debilidad mundial del dólar – como consecuencia de la crisis financiera por la que estamos atravesando de nivel global – viene formando expectativas de apreciación en el resto de monedas que se comparan contra él, provocando descensos en los tipos de cambio de un significativo grupo de economías en el mundo.

De ahí que dentro de los instrumentos de cobertura de riesgo que registra mayor desarrollo tanto en países latinoamericanos como europeos, encontramos a los forward, destacando por su liquidez y volumen el de divisas (monedas).

En consecuencia, ¿qué es un forward de divisas?

Una operación forward de moneda extranjera es un contrato celebrado entre dos partes, por el cual dos agentes económicos se obligan a intercambiar (por ejemplo, euros por dólares), en una fecha futura establecida, un monto determinado de una moneda a cambio de otra, a un tipo de cambio futuro acordado y que refleja el diferencial de tasas. Esta operación no implica ningún desembolso hasta el vencimiento del contrato, momento en el cual se exigirá el intercambio de las monedas al tipo de cambio pactado.

Los participantes de este tipo de contrato son un comprador y un vendedor, los cuales pueden ser, por ejemplo, dos entidades financieras o una entidad financiera y una empresa no financiera. Asimismo, los contratos forward pueden hacerse «a medida» de las necesidades específicas de quienes realizan la operación y, gracias a eso, pueden incluir todas las condiciones que les parezcan adecuadas para el negocio que estén realizando.

El propósito del forward de divisas es administrar el riesgo en el que se incurre por los posibles efectos negativos de la volatilidad del tipo de cambio en el flujo esperado de ingresos de una empresa (por ejemplo, en el comercio exterior) o en el valor del portafolio de un inversionista (una administradora de fondos de pensiones que posee activos denominados en moneda extranjera). En tal sentido, el mercado de forward de monedas permite que los agentes económicos se cubran del riesgo cambiario, dando mayor certeza a sus flujos.

Las transacciones se realizan normalmente bajo un contrato marco (master agreement), elaborado por asociaciones profesionales de los agentes que operan en el mercado financiero internacional, los mismos que son ajustados a las normas de derecho del país que le resulten aplicables. Cada operación genera un contrato adicional en donde se establecen, de común acuerdo, las condiciones especiales para dicha operación.

Participantes en el mercado forward

Generalmente, las empresas bancarias son las que estructuran los contratos forward de compra o de venta debido a su capacidad de asumir los riesgos de estas operaciones, asociados a la posibilidad de incumplimiento de la obligación pactada.

En este sentido, la banca tiene una posición privilegiada con respecto al cliente dado que puede administrar riesgos de una manera más adecuada y realizar un adecuado calce de flujos para disminuir los riesgos, tomando la contraparte de las operaciones forward pactadas ya sea en el mercado spot o en el mercado forward.

Tipos de Forward

Existen dos tipos de operaciones forward de acuerdo con su modalidad de liquidación: Full Delivery Forward (FDF) o con entrega física de dólares y Non Delivery Forwards o sin entrega de dólares físicos.

Las operaciones con entrega, son aquellas en las que al vencimiento se intercambia el monto pactado de las monedas establecidos en el contrato forward, mientras que en las operaciones sin entrega, al término del contrato se compensan únicamente las ganancias o pérdidas cambiarias que resulta de aplicar la diferencia entre el tipo de cambio pactado y el tipo de cambio spot al vencimiento sobre el monto (nocional) establecido en el contrato forward.

Riesgo de Incumplimiento

Cuando se pacta un contrato forward, las partes están asumiendo riesgo de incumplimiento. Teniendo en cuenta que los términos del contrato se definen hoy para ser cumplidos en el futuro. Puede darse que alguna de las contrapartes no cumpla con sus obligaciones.

En consecuencia, la pérdida ocasionada por el incumplimiento de una de las partes ante el vencimiento del contrato forward es el costo de reposición de dicho contrato, medido como la diferencia entre el precio pactado y el precio  de mercado actual del contrato.

Deja un comentario

Translate »