Una de las preguntas que siempre realiza todo socio o accionista de una empresa, es sobre si le asiste la posibilidad de impugnar los acuerdos adoptados por la Junta General, cuando observan que sus efectos lesionan directamente sus intereses en la sociedad.

Al respecto, es necesario que toda persona que sea socio, participacionista o accionista, tenga el pleno conocimiento que entre los llamados derechos políticos que la Ley General de Sociedades le reconoce, está el de impugnar los acuerdos adoptados por la Junta General conforme lo señala el artículo 139° de la Ley General de Sociedades (LGS).

Así como el socio tiene la facultad de participar en la formación de la voluntad social (constitución de la empresa), también puede impugnar la válidez de los acuerdos adoptados con violación de la ley, el estatuto, o que lesionen el interés social en beneficio de uno o más accionistas.

Por ello, para que los acuerdos societarios sean válidos, la Junta General debe adecuar su funcionamiento a lo establecido por las normas sobre convocatoria, deliberación y votación y atender a que el contenido de sus acuerdos no contravenga mandatos legales, desconozca los derechos esenciales de los accionistas o lesione los intereses colectivos.

Cuando la convocatoria se realiza de forma incorrecta impidiendo la asistencia de los accionistas legitimados a participar en la reunión; cuando se declara instalada la Junta sin que exista quórum; cuando no se alcanza la mayoría para la adopción de acuerdos; cuando la mayoría abusa de sus poderes e impone acuerdos formalmente impecable pero dañinos al interés de la sociedad; y en general, siempre que la Junta funcione ilegalmente o tome acuerdos ilegales, antisociales o que se opongan al estatuto, cualquier socio puede cuestionar la validez de esos acuerdos.

Cabe añadir, que si bien la norma refiere que los acuerdos que se impugnan podran ser cuestionados judicialmente, puede darse el caso que al momento de la constitución de la empresa, los socios establecieron en el estatuto que toda controversia referida a la sociedad podrá ser sometida al arbitraje. En dicha circunstancia, la impugnación deberá ventilarse no ante los tribunales jurisdiccionales del poder judicial sino ante el centro de arbitraje que los socios hayan acordado.

Finalmente, para que dicha impugnación prospere deberá realizarse dentro del plazo que se señala el artículo 150° de la Ley General de Sociedades; es decir, dentro del año de adopción del acuerdo que se impugna.

julio 10, 2018

¿Puede impugnarse los acuerdos societarios?

Una de las preguntas que siempre realiza todo socio o accionista de una empresa, es sobre si le asiste la posibilidad de impugnar los acuerdos adoptados […]
Translate »