En los últimos años el Perú no ha sido ajeno a los emprendimiento tecnológicos, es así como diversas Fintech aparecen como una nueva forma de modelo de negocio de los emprendedores peruanos. Sin embargo, este emprendimiento no iba de la mano con nuestra regulación ya que no es encontraba debidamente establecida.

Recientemente mediante Decreto de Urgencia N° 017-2020 el gobierno peruano promueve el acceso al financiamiento de las micro, pequeñas y medianas empresas – MIPYME, el desarrollo de emprendimientos dinámicos y de alto impacto en estadios iniciales de desarrollo y en etapas de consolidación, el impulso de iniciativas Clúster a nivel nacional, el fortalecimiento e incentivo a su proceso de internacionalización, la ampliación y fortalecimiento de los servicios tecnológicos que brinda el Estado a las MIPYME, y el impulso del desarrollo productivo y empresarial a través de instrumentos de servicios no financieros.

Es así como aparece en nuestra legislación el Financiamiento Participativo Financiero (Crowdfunding), que es la actividad en la que a través de una plataforma se pone en contacto a personas naturales domiciliadas en el país o personas jurídicas constituidas en el país, que solicitan financiamiento a nombre propio, denominados receptores, con una pluralidad de personas naturales, jurídicas o entes colectivos, denominados inversionistas, que buscan obtener un retorno financiero.

Asimismo la norma en mención señala que no se considera Financiamiento Participativo Financiero y, por tanto, no están bajo supervisión de la Superintendencia de Mercado de Valores – SMV, ni en el ámbito de lo regulado por el presente Decreto de Urgencia, las actividades de personas jurídicas que, a través de un portal web, aplicación informática o cualquier otro medio de comunicación electrónico o digital, pongan en contacto a:

  • Demandantes de fondos destinados al financiamiento de proyectos con una pluralidad de ofertantes que no persigan obtener un retorno financiero.

  • Un/a único/a demandante con un/a único/a ofertante de fondos que busca obtener un retorno financiero o cuando dicho financiamiento se realiza con los recursos propios de aquellas empresas gestoras de un medio de comunicación electrónico o digital.

La norma también señala las diversas modalidades de financiamiento participativo financiero, la creación de sociedades administradoras de plataformas de financiamiento participativo financiero, la cual deberá obtener la autorización respectiva expedida por la Superintendencia de Mercado de Valores – SMV, quien determinara los procedimientos y requisitos exigibles, así como también estará a cargo de la creación de un registro especial para dicho fin.

febrero 3, 2020

Regulan el Crowdfunding en el Perú

En los últimos años el Perú no ha sido ajeno a los emprendimiento tecnológicos, es así como diversas Fintech aparecen como una nueva forma de modelo […]